Info COVID-19

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó como pandemia al brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Desde entonces, se ha publicado mucha información sobre el virus que está en constante evolución a medida que van avanzando los estudios científicos.

Este micro espació web nace con la finalidad de dar respuesta a las dudas más frecuentes, aclarar los conceptos más básicos y, principalmente, facilitar información a las personas con VIH sobre el VIH y el nuevo coronavirus así como aportar a la comunidad LGTBI aquellos recursos específicos que se van generando para ella.

La información contenida en algunos apartados puede quedar desfasada. Para una versión más actualizada de los contenidos consulta el apartado de recursos.

¿Qué son los coronavirus, el SARS-CoV-2 y la COVID-19?

Los coronavirus son una extensa familia de virus que se aislaron por primera vez a mediados de los años 60 y deben su nombre al hecho de que cuando los vemos al microscopio electrónico tienen un aspecto redondeado y están rodeados por unas proteínas que sobresalen y les dan la apariencia de una corona solar.

Estos virus pueden causar enfermedades tanto en animales como en seres humanos. En las personas, varios tipos de coronavirus generan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

SARS-CoV-2, es el nombre oficial que el Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV) le dio en febrero del 2020 al más reciente de los coronavirus que infectan humanos y del que se reportó el primer caso en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019. El nombre se compone del acrónimo en inglés SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Grave) y CoV-2 (coronavirus 2).

COVID-19, es la enfermedad infecciosa causada por el SARS-CoV-2. La palabra tiene su origen en el acrónimo inglés Coronavirus Desease of 2019 (enfermedad del coronavirus del 2019).

¿Cómo se transmite el nuevo coronavirus?

La vía principal de transmisión del SARV-CoV-2 es la aérea a través de pequeñas gotas que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. También se transmite al tocarse con las manos ojos, nariz o boca tras haber estado en contacto con superficies contaminadas por el virus.

¿Se puede transmitir o contraer por vía sexual?

El coronavirus SARS-CoV-2 no está considerado una infección de transmisión sexual (ITS) y no existe evidencia de que la enfermedad se transmita a través del sexo vaginal o anal a pesar de que se ha encontrado el virus de la COVID-19 en el semen y las heces de personas infectadas. Se sabe que otros coronavirus no se transmiten fácilmente con el sexo, de forma que se considera poco probable una transmisión sexual de la COVID-19.

Besarse puede transmitir el virus con facilidad y prácticas como el sexo oro anal (rimming) o la introducción de dedos en el ano (fingering), si luego se llevan a la boca, también son vías de transmisión por lo que se recomienda la utilización de condones y barreras de látex (dental dam) mientras se llevan a cabo. El lavado de manos y juguetes sexuales tanto antes como después de la relación sexual es muy importante.

¿Cuáles son las medidas básicas de prevención?

Las principales medidas para evitar la infección son:

El lavado de manos con agua y jabón: se ha de realizar a fondo durante 20 segundos cómo mínimo, ya que el virus tiene una envoltura de grasa que lo protege, pero la composición química del jabón la deshace y el virus pierde la capacidad de infectar.

Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos debido a que pueden haber tocado una superficie infectada y el virus aprovecharía los orificios y mucosas de estos órganos para acceder a nuestro organismo.

Taparse la boca al estornudar o toser cubriendo la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable (tirar el pañuelo tras su uso). Otra opción muy recomendable en este aspecto es el uso de mascarillas faciales.

Las medidas de distanciamiento físico. En espacios públicos se recomienda mantener al menos un metro de separación entre personas. Esta distancia es efectiva cuando se está parado, pero si la persona se encuentra en movimiento estas distancias tendrían que ser mayores: entre personas que van en la misma dirección se recomiendan 3-4 metros de separación, si se corre en la misma dirección o se va despacio en bicicleta la recomendación son 10 metros de separación y la distancia aumentaría a los 20 metros si va en bicicleta a una velocidad elevada.

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas principales son fiebre, tos y dificultad para respirar. Algunas personas también pueden tener diarrea, nauseas o dolor de cabeza. La pérdida de gusto y olfato también suele ser frecuente y podría ser uno de los primeros signos de la enfermedad.

Es muy importante tener claro que hay personas que pueden ser asintomáticas y no presentar ninguno de los síntomas indicados.

Por otra parte, no se ha de olvidar que los síntomas de la enfermedad no son específicos del nuevo coronavirus y se pueden tener por otros motivos que no tienen por qué estar relacionados con la infección con el coronavirus SARS-CoV-2.

¿Cómo se trata la COVID-19?

En la actualidad no existe un tratamiento específico para la COVID-19 pero sí para tratar los síntomas derivados de la infección. Tampoco hay vacuna preventiva, pero al rededor del mundo se están llevando a cabo varios ensayos clínicos para disponer tanto de un tratamiento específico, así como de una vacuna.

¿Qué es una PCR y que son las pruebas rápidas?

Las PCR (siglas en inglés de Reacción en Cadena de la Polimerasa) son un tipo de pruebas de diagnóstico que se utilizan desde hace años y permiten diagnosticar enfermedades infecciosas. En el caso del nuevo coronavirus se lleva a cabo analizando en un laboratorio de microbiología una muestra respiratoria de la persona a la se quiere diagnosticar. Si la PCR detecta en la muestra el ARN del virus el resultado sería positivo, en cambio si la PCR no detecta el material genético del virus la persona no estaría infectada.

La prueba PCR tiene una especificidad y sensibilidad muy alta y además puede detectar el virus en las primeras fases, pero presenta cierto grado de complejidad por lo que para su realización se necesita personal muy especializado y los resultados no están disponibles hasta que hayan pasado unas horas.

Las pruebas rápidas para la detección del coronavirus SARS-CoV-2 permiten tener resultados en 15 minutos. Para ello se utiliza una muestra de sangre para detectar anticuerpos producidos frente al virus o se usa una muestra de exudado nasofaríngeo en la que se buscan proteínas del virus.

Las pruebas rápidas han tardado tiempo en estar disponibles debido a que hasta que no se ha tenido un buen número de personas infectadas, no ha sido posible desarrollarlas para poder caracterizar los anticuerpos.

¿Las personas con VIH (PVIH) tienen mayor riesgo de infectarse de SARS-CoV-2?

La evidencia científica disponible no parece indicar que las personas con el VIH (PVIH) presenten un mayor riesgo de infectarse, así como de padecer complicaciones graves si desarrollan la COVID-19 pero, al igual que en la población general, esto podría no ser así en las personas mayores que viven con el VIH o las PVIH con problemas cardíacos, pulmonares, hipertensión arterial, diabetes, cáncer o inmunodepresión.

Las medidas básicas de prevención para protegerse frente al coronavirus que ha de tomar una PVIH son las mismas que se recomiendan a la población general. Continuar tomando el tratamiento del VIH contribuye a mantener el sistema inmunológico saludable.

¿Las personas con VIH (PVIH) padecen complicaciones graves si desarrollan la COVID-19?

Las PVIH en tratamiento antirretroviral, con un recuento de CD4 mayor a 200 células/mm3 y una carga viral indetectable no presentan mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves que las personas que no tienen VIH según lo que nos indica la evidencia científica disponible en la actualidad.

Al igual que sucede en la población general, esto podría no ser así en:

  • las personas mayores que viven con el VIH (en España un 50% de las PVIH tienen más de 50 años).
  • las PVIH con problemas cardíacos, pulmonares, hipertensión arterial, diabetes, cáncer o inmunodepresión.
¿La medicación antirretroviral del VIH protege frente el SARS-CoV-2?

Dos fármacos inhibidores de la proteasa (IP) para tratar el VIH, lopinavir/ritonavir, se están usando como tratamiento experimental en algunas personas infectadas con el nuevo coronavirus, pero no existe ninguna evidencia científica de que tomar el tratamiento antirretroviral del VIH impida infectarse de coronavirus o desarrollar la enfermedad.

Por ello, es importante tener en cuenta que en relación con el tratamiento antirretroviral del VIH:

  • no está justificado que las PVIH inicien un tratamiento antirretroviral determinado o modifiquen el que ya tienen por motivo del COVID-19.
  • no se deben tomar más dosis de la recomendada y se ha de continuar tomando el tratamiento del VIH con la pauta (dosis) original.
  • tomar más dosis no evita contagiarse del Sars-Cov2 ni funciona como tratamiento de la COVID-19.
  • exceder la dosis normal del tratamiento del VIH puede ser perjudicial para la salud.

Tampoco existe evidencia científica que indique que las PVIH que toman emtricitabina y tenofovir tienen mayor protección frente al coronavirus.

Estos dos fármacos para tratar el VIH también se utilizan como profilaxis pre-exposición para el VIH (PrEP) y solamente protegen frente al VIH y no impiden la entrada de otros virus al organismo.

¿Está garantizado el abastecimiento del tratamiento del VIH?

En la actualidad se garantiza a todas las personas con VIH el suministro de su medicación antirretroviral y no existen problemas con el suministro. Cada hospital está gestionando la atención de las personas con VIH para mantener la atención médica y asegurar la dispensación del tratamiento antirretroviral.

Cualquier duda relacionada con la retirada de medicación (disponibilidad, horarios, envío a domicilio o a otras comunidades, autorización a otras personas para recoger la medicación, etc) es importante aclararla poniéndose en contacto con farmacia hospitalaria.

Recomendaciones generales para mantener una buena salud

La situación actual provocada por la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, así como las acciones preventivas de confinamiento pueden generar malestar por lo que es importante adoptar medidas para gozar de una buena salud física y mental.

Por ello es importante:

  • Alimentarse de forma equilibrada.
  • Realizar actividad física en la medida de lo posible.
  • Mantener un orden en los horarios y en el sueño.
  • Mantenerse ocupado mentalmente con tareas que resulten gratificantes.
  • Mantenerse conectado socialmente con familia, amigos.
  • Evitar la sobreexposición a la información sobre el coronavirus.
  • Escoger fuentes de información fiables y contrastadas.
Recursos para saber más

Organización Mundial de la Salud (OMS): brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA): lo que las personas que viven con el VIH deben saber sobre el VIH y COVID-19.

Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato Asociada al VIH: información coronavirus y VIH.

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social: cápsulas informativas coronavirus y VIH

Ministerio de Igualdad: guía de recursos LGTBI frente al COVID-19

Diputación de Barcelona: plan de emergencia LGTBI en contexto COVID-19

Agencia de Salud Pública de Barcelona: sexo y COVID-19

Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt): información sobre tratamientos del VIH y el sida desde una perspectiva comunitaria.

Stop Sida: gestión emocional para usuarios de Chemsex en tiempos de coronavirus

ChemSafe.org: chemsex, fiestas y drogas en tiempos de coronavirus

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad