A mediados de los años 90 se empezó a emplear la Terapia Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA), que se convirtió en el tratamiento estándar del VIH y consiguió que las tasas de mortalidad asociadas al sida experimentasen un pronunciado descenso. Desde entonces hasta hoy el tratamiento farmacológico del VIH ha permitido cronificar la infección y que las personas que viven con VIH tengan una calidad y esperanza de vida idéntica a la de la población general.

Además de estos importantes avances, el tratamiento también se ha revelado como una importante herramienta de prevención del VIH ya que la evidencia científica ha permitido demostrar que las personas con VIH que tienen una carga viral indetectable, por acción del tratamiento, ya no pueden transmitir el virus durante sus relaciones sexuales, aunque no utilicen el preservativo.

¿Qué es tener una carga viral indetectable del VIH?

La carga viral es la cantidad de VIH que hay en los fluidos y órganos de una persona con la infección. Esta cantidad se mide por el número de copias del virus que existen por mililitro de sangre (copias/mL) y su determinación forma parte de las pruebas periódicas en el seguimiento clínico de las personas con VIH.

Además, la carga viral es la que indica que el tratamiento antirretroviral ha funcionado y se considerará que ha sido así cuando la persona tenga una cantidad menor de 50 copias/mL, lo que equivaldrá a decir que su carga viral es indetectable. En la actualidad, según el método de análisis que se haya empleado para medir la carga viral, se puede llegar a saber si la persona tiene una carga viral inferior a las 20 copias/mL

La consecuencia más inmediata e importante de la supresión viral debida al tratamiento antirretroviral es la cronificación de la infección por el VIH, lo que permite que la persona con VIH pueda mejorar su calidad y esperanza de vida llegando a igualarla a la de la población sin la infección. Asimismo, se ha podido demostrar que otra de las ventajas de tener una carga viral indetectable es que la persona ya no puede transmitir el VIH en sus relaciones sexuales.

Es importante aclarar que el concepto de carga viral indetectable no equivale a que la persona con VIH ya no tiene el virus o que la infección ha remitido y se ha curado.

¿Cómo se ha demostrado que tener una carga viral indetectable del VIH evita transmitirlo en las relaciones sexuales?

En 2006 se empezó a hablar de que el tratamiento con antirretrovirales del VIH se podría usar como herramienta para evitar la transmisión del virus ya que los médicos que atendían en su consulta a parejas serodiscordantes (en la cual una de las personas tiene VIH y la otra no) observaban que, aunque entre los componentes de la pareja tenían prácticas de riesgo, no había transmisión del VIH.

Aun así, nadie se atrevía a decir abiertamente que esto era cierto hasta que en enero de 2008 un anuncio de la Comisión Federal Suiza para el sida/VIH, conocido como ‘La Declaración Suiza’, afirmó que una persona con VIH que tuviese una carga viral indetectable, una adherencia elevada al tratamiento antirretroviral y ninguna otra infección de transmisión sexual dejaría de transmitir el VIH. La Declaración generó una gran controversia entre la comunidad médica que se dividió entre los que la defendían por estar basada en la evidencia científica existente entonces y los que, a falta de estudios concluyentes, estaban preocupados por las implicaciones para la salud pública que tendría ya que podría significar que los preservativos eran innecesarios.

Desde entonces hasta hoy han sido varios los estudios que han permitido establecer un sólido consenso científico respecto al hecho de que las personas que viven con el VIH que tienen una carga viral indetectable por acción del tratamiento antirretroviral no pueden transmitir el VIH durante sus relaciones sexuales. Entre ellos destacan:

Estudio HPTN 052, diseñado para evaluar el efecto del inicio inmediato del tratamiento antirretroviral por parte del miembro con VIH en la transmisión del virus a su pareja en comparación con un comienzo más tardío. En el estudio participaron parejas heterosexuales serodiscordantes y en 2011 se presentaron sus datos preliminares que apuntaron que el riesgo de transmisión disminuía en un 96% entre aquellas parejas cuyos miembros con VIH iniciaban la terapia antirretroviral de manera inmediata.

La prestigiosa revista científica Sciencie dedicó la portada de su número de diciembre de 2011 a las conclusiones del estudio HPTN 052 bajo el titular Breakthrough of the year: HIV treatment has prevention (Descubrimiento del año: el tratamiento del VIH como prevención).

Estudio PARTNER, se puso en marcha para evaluar la tasa de transmisiones del VIH dentro de parejas serodiscordantes heterosexuales y gais ya que el estudio HPTN 052 se había realizado solo con parejas heterosexuales y los grupos más escépticos sostenían que los resultados podrían diferir en los HSH (hombres que tienen sexo con hombres) debido a que la penetración anal conlleva un riesgo mayor de transmisión. El estudio contó con la participación de 1.166 parejas serodiscordantes. La persona con VIH de la pareja debía tener una carga viral inferior a 200 copias/mL (indetectable equivale a una carga viral inferior a 50 copias/mL) y las parejas debían haber mantenido relaciones sexuales sin preservativo durante el mes previo a la entrada del estudio y mantenerlas durante el estudio. En 2014 se presentaron los primeros datos del PARTNER: tras más de 44.000 relaciones registradas (16.400 relaciones entre hombres gais y 28.000 en parejas heterosexuales), no se había producido ningún caso de transmisión del VIH dentro de la pareja.

Un año después, en 2015, se presentaron los datos finales del estudio HPTN 052 con idéntico resultado: ninguna transmisión del virus cuando la carga viral de la persona con VIH era indetectable. Ese mismo año también vieron la luz los datos del estudio australiano Opposites Attract con idéntico resultado: cero transmisiones.

En 2016 se publicaron los datos finales del estudio PARTNER con el resultado de ninguna transmisión del VIH dentro de las parejas serodiscordantes del estudio. Tras años de seguimiento habían registrado 58.000 relaciones sexuales sin protección (aproximadamente 22.000 relaciones las parejas HSH y 36.0000 declaradas por las parejas heterosexuales).

Además, el estudio sirvió para aportar un detalle importante que contradecía un aspecto de ‘La Declaración Suiza’ ya que varios de los HSH que participaron en él fueron diagnosticados con relativa frecuencia de otras infecciones de transmisión sexual y aun así no se infectaron de VIH en las relaciones sexuales que mantenían con sus parejas VIH positivas.

Los resultados finales del estudio PARTER fueron los que permitieron llegar a un Consenso Científico Internacional y afirmar que las personas con carga viral indetectable no transmitían el virus.

Estudio PARTNER 2, sirvió para ampliar los resultados del estudio PARTNER, pero ajustándolos a la población más vulnerable frente el VIH (gais, bisexuales y otros HSH) y aclarar más aun las probabilidades de transmisión en una relación sexual anal sin preservativo y eyaculación donde la persona con el VIH y carga viral indetectable era insertiva (rol activo). En el estudio participaron 972 parejas serodiscordantes de hombres gais, bisexuales y otros HSH que reportaron un total de 76.088 prácticas sexuales anales sin preservativo. En 2019 se reveló que durante los 8 años que duró el estudio no se había producido ningún caso de transmisión del VIH dentro de la pareja estable.

Los datos que facilitaron estos estudios y el consenso de la comunidad científica permiten en la actualidad afirmar de manera concluyente que: una persona que mantiene una carga viral del VIH indetectable de forma continuada a consecuencia del tratamiento antirretroviral no puede transmitir el VIH durante sus relaciones sexuales, aunque no utilice preservativos.

¿Si tengo una carga viral del VIH indetectable puedo dejar de utilizar preservativos?

La respuesta es sí, siempre que lleves como mínimo 6 meses indetectable debido al tratamiento antirretroviral. Que el tratamiento ofrezca esta protección estará ligado a que mantengas una buena adherencia al mismo, de ahí la importancia de que lo tomes todos los días siguiendo las pautas que tu especialista del VIH te haya facilitado.

Si olvidas tomar la medicación un día no sucederá nada, pero si dejases de tomarla durante 2 o 3 días podrías volver a tener una carga viral detectable. En ese caso, al igual que cuando hay repuntes pasajeros de la carga viral, se ha de tener en cuenta la evidencia procedente de los estudios PARTNER que indica que por debajo de 200 copias/mL no hay transmisión del VIH durante las relaciones sexuales.

Tener una carga viral indetectable evita la transmisión del VIH en las relaciones sexuales orales, vaginales y anales independientemente de tu rol sexual y de si hay o no eyaculación, pero también se ha de tener en cuenta que el uso de preservativos reduce el riesgo de adquirir otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

Si has contraído otra ITS sigues sin tener capacidad para transmitir el VIH si eres indetectable. En el caso inverso, si la otra persona no tiene VIH, pero sí otra ITS, esta persona continuará sin tener probabilidades de infectarse del VIH si tiene relaciones sexuales contigo. En ambos casos, tanto si tienes VIH como si no, es importante hacerse de forma periódica pruebas de detección de ITS que te permitan llevar a cabo su atención, seguimiento y tratamiento.

Finalmente, a la hora de decidir si se utiliza o no el preservativo se ha de tener en cuenta que es una opción personal y/o consensuada con la pareja. Cada persona ha de poder ejercer su derecho a decidir y elegir que considera mejor para ella.

Indetectable = intransmisible, ¿qué es?

Indetectable = intransmisible’ o ‘I = I’, es una campaña internacional puesta en marcha en 2016 por la organización Prevention Access Campaign para aclarar y difundir el hecho de que las personas que viven con el VIH que están en tratamiento y tienen una carga viral indetectable no pueden transmitir el VIH sexualmente.

En la actualidad más de 1.025 organizaciones de 102 países están adscritas a la campaña y validan su mensaje.

Diversas personalidades médicas y científicas avalan también el mensaje y la ciencia que hay tras el mensaje de ‘I = I’. Entre ellas podemos encontrar:

Como persona que vive con VIH tienes derecho a recibir información precisa y significativa sobre tu salud social, sexual y reproductiva por ello es de esperar que, si preguntas a tu especialista del VIH sobre el mensaje y la ciencia que subyace tras ‘I = I’ te pueda facilitar toda la información que necesites.

En España el concepto del tratamiento antirretroviral como prevención del VIH está incluido en las recomendaciones que elabora anualmente el Grupo de Estudio del Sida (GeSIDA) y el Plan Nacional sobre el Sida (PNS) del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La carga viral indetectable y el estigma en las relaciones sexuales

Saber que si tienes una carga viral indetectable ya no puedes transmitir el virus puede suponer un cambio importante. Además de poder decidir entre tener relaciones sexuales con o sin preservativo puede conllevar que te sientas libre del estigma que, en ocasiones, rodea las relaciones sexuales cuando se tiene VIH y todo ello podría facilitar también tu compromiso con la prevención a la hora de abordar tus relaciones presentes o futuras.

La evidencia científica ya ha demostrado, de manera contundente, que cuando la carga viral del VIH es indetectable, la cantidad de virus en los fluídos sexuales es demasiado baja como para producir una infección y por tanto el riesgo de trasmisión sexual del VIH se reduce a cero. Toda esta evidencia contribuye a facilitar que el estigma y la discriminación hacia las personas con VIH disminuya, pero no debería, en si misma, convertirse en una forma más de diferenciación.

Una persona que vive con VIH o sida, independientemente de su carga viral, continúa siendo, ante todo, un ser humano. Y eso supone algo tan simple como que es titular de unos derechos básicos que, bajo ningún concepto, se han de vulnerar.

El último informe publicado por ONUSIDA indica que, en 2020 en todo el mundo 38 millones de personas vivían con el VIH, tenían acceso al tratamiento antirretroviral el 67% y de ellas el 59% tenían una carga viral indetectable.

Notas rápidas

Generales:

  • El tratamiento antirretroviral cronifica la infección por el VIH.
  • El tratamiento habrá funcionado cuando la carga viral del VIH sea indetectable.
  • Carga viral indetectable es tener en sangre menos de 50 copias/mL del VIH.
  • Estar indetectable no equivale a haber eliminado el VIH del organismo.
  • Con carga viral indetectable no se transmite el VIH en las relaciones sexuales.
  • Se ha de permanecer indetectable un mínimo de 6 meses para no transmitir el VIH.
  • La carga viral indetectable ha de ser consecuencia del tratamiento antirretroviral.
  • Da igual si hay eyaculación o no, si se trata de sexo oral, vagina o anal.
  • Tampoco influye el rol en la relación sexual: activo o pasivo.
  • Principales estudios que lo demuestran: HPTN 052, PARTNER y PARTNER 2
  • Los resultados de estos estudios son concluyentes y basados en evidencia científica.
  • Indetectable = Intransmisible, es una campaña para difundir estos descubrimientos.
  • Personalidades médicas y científicas de todo el mundo avalan el mensaje de I = I

En primera persona:

  • Tienes derecho a recibir información precisa sobre tu salud sexual y reproductiva.
  • Al iniciar el tratamiento se han de tener en cuenta tus necesidades específicas.
  • Tu carga viral no ha de convertirse en un elemento diferenciador.
  • Indetectable o no, eres titular de unos derechos que no se deberían de vulnerar bajo ningún concepto.