Info PrEP

En 2012 las autoridades sanitarias de Estados Unidos aprobaron el uso de dos medicamentos para tratar el VIH en personas que ya estaban infectadas como profilaxis preexposición (PrEP) para evitar la infección por el VIH en personas no infectadas.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), aprobó el uso de la PrEP en 2016 y a finales de 2019 el Ministerio de Sanidad la incluyó en la cartera de prestaciones del Sistema Nacional de la Salud, a cargo de las comunidades autónomas.

¿Qué es la PrEP?

La profilaxis preexposición o PrEP es una estrategia de salud pública basada en el uso de fármacos antirretrovirales para prevenir la infección por el VIH en personas no infectadas.

El único fármaco autorizado hasta el momento como PrEP es la combinación de emtricitabina (FTC) y tenofovir disoproxil fumarato (TDF) en un único comprimido de una sola toma diaria administrado por vía oral.

¿Es efectiva?

Sí, a nivel individual, la evidencia muestra que la PrEP es casi 100% efectiva cuando se toma tal y como ha sido prescrita. La efectividad depende del cumplimiento terapéutico: a mayor cumplimiento, mayor efectividad.

La evidencia procedente de otros países donde ya ha sido autorizada muestra que la PrEP en combinación con otras estrategias de prevención del VIH (uso del tratamiento antirretroviral como prevención, el inicio precoz del tratamiento antirretroviral, el cribado del VIH y la promoción del uso del preservativo) está contribuyendo a la disminución de los nuevos diagnósticos de VIH.

¿Es segura?

Sí, la tolerancia es buena y la mayoría de personas no presentan efectos secundarios. El uso continuado de emtricitabina y tenofovir puede presentar varios efectos secundarios, mayoritariamente de carácter reversible, por lo cual es importante hacer un seguimiento médico a aquellas personas que toman PrEP.

¿Es para cualquier persona?

No, se recomienda a personas que tienen un riesgo elevado de infección por el VIH, como los hombres gais y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH), las mujeres transexuales y las personas que ejercen el trabajo sexual que no utilizan el preservativo.

La PrEP está recomendada internacionalmente por organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y el Sida (ONUSIDA), el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y La Sociedad Clínica Europea del Sida (EACS) entre otros.

¿Cualquier persona puede tomar PrEP por su cuenta?

No, la PrEP se enmarca dentro de un programa sanitario de prevención del VIH, que incluya consejo asistido y educación por la salud sexual. Hace falta que sea prescrita y supervisada por un facultativo con experiencia en el manejo de la infección por el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y en el uso de los antirretrovirales.

¿La PrEP ofrece protección frente a otras ITS?

No, solo ofrece protección frente al VIH. La evidencia ha mostrado un aumento moderado de la incidencia de ITS (infecciones de transmisión sexual) en usuarios de PrEP, que se puede asociar a la no utilización del preservativo. A pesar de todo, este incremento es esperable teniendo en cuenta que las personas candidatas a PrEP son aquellas que ya se encuentran en un riesgo elevado de VIH y otras ITS y que, en muchas de ellas, la prevalencia de las ITS antes de iniciar la PrEP ya era elevada. Además, la monitorización del tratamiento incluye cribado de ITS periódico, lo que permite una detección precoz y un aumento en el número de casos detectados que, de otra forma, podrían no ser diagnosticados.

¿La PrEP ofrece otros beneficios a las personas que la toman?

Sí la estrategia PrEP, además de la prevención del VIH y el cribado de ITS, al tener un enfoque de prevención integral que incluye el consejo asistido, permite la detección otras necesidades (problemas relacionados con la salud mental y/o el consumo de drogas) y la derivación a diferentes servicios y recursos especializados, si procede.

La estrategia PrEP no es solo la prescripción del fármaco, sino que es una intervención de salud pública que incluye cribado, diagnóstico y prevención de otras ITS, promoción del uso del preservativo y abordaje del fenómeno de ChemSex.

¿La PrEP es una intervención preventiva para toda la vida?

No, la PrEP se plantea como un método para mejorar la prevención durante aquellos periodos en que las personas tienen un mayor riesgo de infectarse para el VIH.

¿Qué diferencia la PrEP de la PEP?

La profilaxis posexposición o PEP también es una estrategia de salud pública basada en el uso de fármacos antirretrovirales para prevenir la infección por el VIH en personas no infectadas, pero en este caso los fármacos se toman después de haber estado potencialmente en contacto con el VIH.

La PEP es un tratamiento con una duración de 28 días que se dispensa en los servicios de urgencias de los hospitales públicos y debe iniciarse, preferentemente, en las primeras 6 horas después de la exposición, y como máximo dentro de las 72 horas posteriores a la misma.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies